Follow by Email

lunes, 3 de febrero de 2014

La evolución de un UX

Mi nuevo lugar de trabajo
Como la mayoría de los que nos dedicamos a trabajar en el ámbito de la Experiencia de Usuario llegué a esta profesión sin saber muy cómo ni por qué.

En mis primeros años en la facultad de psicología nunca habría imaginado que terminaría trabajando en "esto de la UX" (principalmente porque en aquella época no sabía ni lo que era), pero fue precisamente allí cuando a finales del 2008 y de forma casual terminé realizando un periodo de beca en Telefónica I+D (actual Telefónica Digital), que acabó alargándose a casi 3 años de colaboración. Tuve el placer de aprender de grandes profesionales y trabajar en proyectos de innovación que difícilmente se encuentran en otras empresas. Literalmente tuve la oportunidad de aprender un "oficio" del mismo modo que aprende un artesano. Está claro que mi formación y experiencia previa en investigación teórica en la facultad ayudaron, pero debido a la falta de formación "reglada" no hay demasiadas vías para aprender esta profesión que no sea precisamente trabajando.

Trabajar para una multinacional tiene sus ventajas: gran cantidad de equipos e infraestructuras y grandes proyectos. Pero para alguien que es bastante "culo inquieto" como es mi caso, la perspectiva de alargar en exceso mi trayectoria profesional en el mismo lugar donde la comencé me animó a buscar nuevos retos. Fue entonces cuando Rafa Mérida y Rosa y Antonio Más me dieron la oportunidad de levantar el departamento de investigación UX en ideup. Durante casi 2 años y medio he podido aprender en el contexto de una consultora, siguiendo todo el proceso: desde la venta de proyectos, hasta la entrega final, unido a la gestión de un equipo. Si tuviera que quedarme con un aprendizaje de esta etapa sería la gestión humana, ha sido sin duda el reto más complejo y enriquecedor.

¿Y ahora? pues a partir de hoy comienzo mi etapa Freelance. Muchos creerán que estoy loca: "con la que está cayendo dejar un buen trabajo y lanzarse al inestable mundo del autónomo". Llamadme loca pero para mí era el siguiente paso en el camino, un nuevo reto: sacarse uno mismo las castañas del fuego, buscar clientes, gestionarse el tiempo y los recursos. Pero al mismo tiempo supondrá un cambio en mi estilo de vida, disfrutar de los pequeños detalles: poder salir a correr en el mejor momento del día, poder viajar con mayor flexibilidad (al fin y al cabo mi trabajo está donde esté mi portátil), tener tiempo para cocinar y comer de forma más saludable, organizar mi tiempo de diferente forma para poder disfrutar de familia y pareja,...

A partir de hoy estoy decidida a llevarle a contraria a Garfield "I love Mondays!!"